CANCHA DISPAREJA: CUANDO SU LEGÍTIMO DERECHO SE TRANSFORMA EN PRIVILEGIO

 

Finalizada la primera rueda, ANJUFF realizó un catastro sobre los clubes de Primera División que han utilizado su estadio. Si bien la cifra no es del todo alentadora, existen algunas excepciones que rompen la tendencia.

UN GOLPE DE REALIDAD

 

Sin duda, la Copa América 2018 fue un éxito rotundo dentro y fuera de la cancha para nuestra selección femenina. En lo futbolístico, La Roja clasificó por primera vez a una Copa del Mundo adulta, y también consiguió un cupo para disputar el repechaje de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Ya en la cita planetaria, el conjunto nacional se midió palmo a palmo con grandes potencias mundiales en la fase de grupos tales como Estados Unidos, que finalmente alzó el trofeo. Y Suecia, acreedoras del tercer lugar en Francia 2019.

Pero más allá de los resultados conseguidos, este grupo de jugadoras logró salir del anonimato del que tantos años fue presa. Consiguió, por ejemplo, colmar en casi la totalidad de sus partidos el estadio La Portada de La Serena. Además, obtuvieron altas cifras de audiencia televisiva durante las transmisiones de sus compromisos.

Así, Endler, Guerrero, Lara, Araya y compañía, obtuvieron su más grande victoria: la anhelada visibilidad.

Lamentablemente, dicha realidad no coincide con la del actual Campeonato Femenino ANFP, sobre todo en lo que respecta al uso de los estadios por parte de los diferentes clubes del torneo local.

En concreto, de los 14 cuadros femeninos que conforman la Primera División solo los siguientes han gozado de este “privilegio”:

“Se me pusieron los pelos de punta”

“Bajar por el túnel fue una emoción muy grande. Se me apretó el corazón y sentía la ‘piel de gallina’. Estamos orgullosas, porque al fin nos están pescando. Es una motivación full a la vena”, fueron las palabras de Bárbara Muñoz, referente de Colo Colo, al recordar su primer partido en la cancha principal del estadio Monumental ante Santiago Morning.

Las bohemias también han vivido en carne propia la misma experiencia en el Municipal de La Pintana. “A medida que se abran las puertas más gente va a llegar. Para que de una vez por todas el fútbol femenino pueda crecer y se le respete por lo que es”, comenta Francisca Mardones, líder microbusera.

Respecto a lo anterior, la capitana de Fernández Vial, Jazmín Gallardo, agrega que “esto es muy necesario para profesionalizar la actividad. Cuando jugamos en canchas secundarias, todo se siente más amateur”. Al recordar su ingreso al Ester Roa, la vialina apunta que “fueron años de lucha y por fin lo logramos. Tengo grabadas las caras de felicidad de mis compañeras”.

Aquella misma emoción, fue la que sintió la capitana de Club Deportes Iquique-CODE, Silvana López. “Antes de entrar al estadio Cavancha, se me pusieron los pelos de punta”. Ante esto, la central reconoce que “me siento privilegiada, porque no todas pueden pisar la cancha del primer equipo”.

Tal como lo destaca la defensa nortina, solo algunas han ingresado por lo menos una vez al campo de su club. Pero hay otras como Valeria Lucca, capitana de Audax Italiano, que lo han hecho en cinco oportunidades, contabilizando esta primera rueda de torneo. “Soy una afortunada. Además, somos de las pocas que jugamos y entrenamos en la misma cancha (Bicentenario La Florida)”.

Jugar en el estadio propio es un hecho de tremenda felicidad, pero lo que vivió Catherine Rodríguez, capitana de Deportes Antofagasta, es emocionante. “Marqué el primer gol del club en su debut por Primera División, ante Colo Colo. Nunca había escuchado a tanta gente gritando un gol”. Cerca de 600 personas llegaron al Regional Calvo y Bascuñán.

Si bien existe un crecimiento gradual del fútbol femenino en Chile, todavía hay muchas personas que no tienen conocimiento de las ramas femeninas. “Si preguntas al azar, mucha gente desconoce que Deportes Temuco tiene un equipo de mujeres”, argumenta la reciente refuerzo del Delfín de Ecuador, Daniela Ceballos, quien alcanzó a jugar en el Germán Becker antes de partir al extranjero.

Por su parte, Tatiana Pérez, capitana de Universidad de Chile, destaca el auge de la actividad en nuestro país. “El fútbol femenino y sus seguidores crecen día a día. Si abrimos los estadios, los hinchas podrán involucrarse en un nueva​ dimensión de su club”.

Santiago Wanderers disputó dos de sus últimos tres encuentros en cancha principal: en el Monumental y en el Elías Figueroa de Valparaíso, superando en ambos encuentros los 1.000 espectadores. “Al ver a tanta gente una se acongoja un poco, pero eso mismo te da un espíritu y una fuerza extra para seguir”, describe la capitana caturra, Jimena Tapia.

A la izquiera Bárbara Muñoz de Colo Colo, a la derecha Francisca  Mardones de Santiago Morning.

A la izquiera Jazmín Gallardo de Fernández Vial, a la derecha Silvana López de Club Deportes Iquique-CODE.

A la izquiera Valeria Lucca de Audax Italiano, a la derecha Catherine Rodríguez de Deportes Antofagasta.

A la izquiera Daniela Ceballos de Deportes Temuco, al centro Tatiana Pérez de Universidad de Chile, a la derecha Jimena Tapia de Santiago Wanderers.

EL EXITOSO PANORAMA MUNDIAL

El 17 de marzo de 2019 se disputó el encuentro entre Atlético de Madrid y Barcelona por la fecha 24 de la Liga Iberdrola, marcaron un hecho histórico en el fútbol femenino con la presencia de 60.739 personas en el estadio Wanda Metropolitano. Por lo mismo, el resultado (0-2) pasó al olvido ante el logro de haber sido las protagonistas del aforo más alto entre clubes femeninos.        

De esta manera, colchoneras y blaugranas dejaron muy atrás al que era el récord de España, con data en enero del mismo año, donde 48.128 espectadores asistieron al estadio San Mamés al duelo entre Athletic de Bilbao y Atlético de Madrid (0-2), en el marco de los cuartos de final de la Copa de la Reina.    

Pero este hito no solo fue superado en el país ibérico, ya que también lo hizo en Europa. El récord lo mantenían Olympique de Lyon y Frankfurt (2-0) cuando disputaron la final de la Champions League 2011-2012 con 50.212 asistentes, en el Estadio Olímpico de Múnich, Alemania.    

A nivel mundial los equipos que ostentaban la mayor presencia de hinchas eran Monterrey y Tigres en 2018. En aquella oportunidad, y con 51.211 presentes en las gradas del estadio BBVA Bancomer, las felinas se alzaron como campeonas de la liga mexicana tras igualar 4-4 en el global y superar 4-2 a su rival en lanzamientos penales.

Sin embargo, el récord absoluto continúa siendo en selecciones. Estados Unidos y China (5-4, en penales) disputaron la final de la Copa del Mundo en 1999, en la cual llegaron 90.185 personas al estadio Rose Bowl. El registro más alto en un partido de fútbol femenino.

En segundo lugar están los 80.203 aficionados que repletaron el Estadio Wembley para ver el triunfo de las norteamericanas frente a Japón (2-1) por los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Actualmente se estima que más de un millón de espectadores asistieron a los estadios durante el Mundial de Francia 2019, según cifras de la FIFA. Entre ellos, se encuentran los 45.594 hinchas que presenciaron el duelo entre Chile y EE.UU. (0-3) en el Parque de los Príncipes, una de las más altas convocatorias del certamen.

Queda en evidencia la vital importancia de habilitar los estadios a los clubes femeninos del país, no solo para el desarrollo mismo de la actividad, sino que también para la eventual inclusión de marcas y espacios publicitarios en apoyo de los equipos. Todo pensado con un objetivo en común: la profesionalización.