QUE LA IGUALDAD SEA UN CLÁSICO, NO SOLO PALABRAS

Tras el fuerte apoyo que se presenció en el partido por la definición del segundo cupo a la Copa Libertadores Femenina, este fin de semana los hinchas volvieron a responder y bajo una masiva presencia de la ‘familia del fútbol femenino’ se vivió el clásico universitario. Las Azules se impusieron ante las Cruzadas en el estadio Nacional. A pesar de lo importante que fue jugar en este recinto, todavía falta mucho por trabajar para acortar la brecha entre el fútbol femenino y masculino.

Un verdadero espectáculo fue el que brindaron Universidad de Chile y Universidad Católica en el estadio Nacional, donde las Leonas se impusieron por 3-2 con goles de Elisa Pérez (28’), Monserrat Grau (54’) y la mundialista Daniela Zamora (58’). Gabriela Aguayo (74’-84’), en dos oportunidades, descontó para las Cruzadas.

De esta forma, las Azules tuvieron su segundo partido en lo que va del año en la cancha principal del coliseo de Ñuñoa, ya que anteriormente lo habían hecho frente a Santiago Morning (1-6) por la primera fecha del Campeonato Femenino ANFP.

 Te puede interesar: Cancha Dispareja, cuando su derecho se transforma en privilegio

“Esta vitrina se súper importante para que el fútbol femenino siga creciendo. En la medida que se den las instancias, más gente va a empezar a sentirse familiarizada con la actividad y seguiremos creciendo hacia la profesionalización”, dijo en la previa del clásico la capitana del Romántico viajero, Tatiana Pérez

Por su parte, las precordilleranas todavía no han jugado en la cancha principal del estadio San Carlos de Apoquindo en lo que va de torneo. Aunque a través del Twitter oficial del club, confirmaron que lo harán entre el 7 y 8 de septiembre cuando enfrenten a Deportes Temuco, por la quinta jornada de la segunda rueda.

Fotografía: ANFP

No solo palabras…

En la antesala del partido, la ANFP lanzó su publicidad promocionando el doble encuentro con un poderoso y prometedor slogan titulado “Que la igualdad sea un clásico”. Mediante esta prometedora frase, el ente rector tuvo la intención de aminorar la brecha que hay entre el fútbol femenino y masculino.

Sin embargo, y a pesar de las buenas intenciones de la entidad, se vieron otros antecedentes que siguen evidenciando grandes diferencias entre ambos géneros y que se debieron prever desde un inicio. Por ejemplo:

1) En un principio, las jugadoras de la UC llegarían al estadio cada una por su cuenta. Posteriormente, luego de que esto se viralizara el club confirmó que les brindaría un bus de traslado desde el Estadio San Carlos de Apoquindo al Estadio Nacional. Esta “ayuda” no sucedió con las jugadoras de U. de Chile.

 

2) El equipo masculino normalmente recibe entradas para que sus familiares los acompañen a los encuentros, situación que se mantuvo para este partido. Mientras que la rama femenina, que también es apoyada cada fin de semana por sus cercanos, en primera instancia no recibieron dichas entradas, panorama que nuevamente cambió al hacerse conocido este hecho.

 

3) Los medios de comunicación masivos hablaron durante semanas sobre el clásico masculino, a diferencia del femenino que fue pocas veces nombrado, por no decir nunca. La publicidad de este último se vio de manera más activa solo por redes sociales.

 

4) Mientras que el clásico masculino fue transmitido por CDF PREMIUM, el femenino se emitió a través de DIRECTV Sport y vía streaming en dos principales plataformas (Facebook Cruzados y Club Universidad de Chile) y Youtube (también de cada equipo).

La familia del fútbol femenino

Como era de esperar, muchos fanáticos de ambos equipos llegaron a las 12:20 horas al estadio Nacional, para presenciar el duelo preliminar entre las escuadras universitarias femeninas.

Bajo este contexto, Valentina Padilla, hincha de la UC, destacó la importancia de habilitar la cancha principal del recinto ñuñoíno, con el objetivo de mejorar el desempeño de la actividad en nuestro país.

En la misma línea, Karen Jedinger, también seguidora de La Franja, recalcó el grato ambiente familiar que se puede percibir en un encuentro de fútbol femenino.

Y finalmente Camila Soto, simpatizante de la ‘U’, se refirió al cambio de paradigma que prevalece en la actualidad respecto a las mujeres que practican este deporte.

De forma paulatina, ha quedado en evidencia el masivo apoyo que pueden llegar a recibir los diferentes equipos femeninos del Campeonato Nacional, donde las altas convocatorias de espectadores han sido una constante. Pero siempre y cuando, existan las condiciones óptimas para que esto suceda, es decir, al existir apoyo tanto de ANFP como del mismo club, difusión en medios digitales y televisivos, si bien, esta jornada abrió nuevamente una venta esperamos que se traduzca en un real cambio significativo para el resto de los equipos del torneo.